20.03.2018

Hábitos saludables en la oficina

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Es habitual tener dolores de espalda, de cuello y hombros ya que están asociados con permanecer un prolongado tiempo sentado. También la mala postura, el estrés y la acumulación de tensión en los músculos pueden hacer que trabajar sea un suplicio.

Por eso, podemos prevenir estos dolores con unos simples hábitos como moverse, estirarse y adaptar una postura correcta en el asiento. Pruebe a realizar ejercicios de estiramiento en su mesa de trabajo que pueden impulsar su flexibilidad y hacerlo más productivo.

Estiramiento de torso


Apriete las manos a la espalda.
Empuje el pecho hacia afuera y levante la barbilla.
Repita el movimiento y mantenga la postura de 10 a 30 segundos.

Estiramiento de brazos


Levante el brazo y dóblelo para que su mano alcance el lado opuesto.
Use su otra mano y tire del codo hacia su cabeza.
Sosténgalo por 15 segundos.
Repita en el otro lado.

Estiramiento de piernas y rodillas


Recuéstese del respaldo de la silla.
Estire las piernas y lleve una rodilla a su pecho.
Abrace la rodilla a la vez y acérquela a su pecho.
Mantenga la postura de 10 a 30 segundos.
Cambie a la otra pierna y repita.

Estiramientos de cabeza y hombros

Mueva los hombros de arriba a bajo y repita el movimiento 10 veces.
Mueva los hombros de manera circular hacia adelante 10 veces.
Cambie y repita 10 veces en cada dirección.

Realizar estos movimientos diariamente en el trabajo le ahorraran problemas a largo plazo y mejorará su productividad. Estos ejercicios relajan la postura, reducen los dolores musculares y alivian el estrés. Baraje la opción de realizar ejercicios de mayor esfuerzo como cardio (existen oficinas con gimnasio incluido) o simplemente caminar para aliviar el estrés físico y mental.

Factores que ayudan a mejorar su salud y estado de ánimo son

Estar de pie mientras habla por teléfono, almuerza o, incluso, trabaja.
Tener un escritorio de altura regulable que le permita cambiar su posición.
Beba mucha agua.
Fíjese una hora para marchar a casa (o acabar si trabajas en casa).
Una silla de oficina que se adecúe a su postura y comodidad con buen soporte lumbar que mantenga la espalda alineada.
No se lleve ni el trabajo ni los problemas a casa.
Una buena iluminación que no implique el esfuerzo visual.
El humor es bueno para trabajar mejor.

Estos ejercicios y consejos sumados a una dieta saludable libre de grasas y azúcares en la oficina, ayudarán a la mejora de su salud física y mental.

 

 

FOTOS: officesnapshot.com
unsplash.com