fbpx

26.09.2017

Tips para conseguir una buena postura en la oficina

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Uno de los mayores riesgo que corre un trabajador en su puesto de trabajo son los problemas de espalda. El motivo más común que provoca este tipo de problemas entre los trabajadores suele estar derivado de una mala elección de sillas de oficina. Es recomendable siempre, escoger silla de oficina ergonómicas que nos permitan al trabajador regular sus diferentes partes para adaptarla a sus necesidades físicas y del trabajo diario.

Si bien es necesario escoger sillas de oficina adecuadas, no toda la comodidad y salud depende de ellas, también es necesario desarrollar una higiene postural correcta. En el post de hoy, queremos ofrecerte una serie de consejos que puedes poner en práctica en tu puesto de trabajo y que seguro te harán sentir mucho mejor y disfrutar de una buena salud en espalda y articulaciones.

La posición de la pantalla

Si trabajas delante del ordenador, uno de los factores que mayores lesiones cervicales provoca es la posición de la pantalla. Es recomendable siempre mantener el monitor a la altura de la vista para evitar posturas cervicales poco naturales.

La superficie de trabajo

Determina que elemento son imprescindibles para el desarrollo de tus tareas diarias. Coloca en otros lugares todo aquello que no te sirva o que no utilices con frecuencia para dejar espacio libre en tu mesa y poder moverte con mayor soltura.

Espacio para las piernas

Evita trabajar en espacio que no permitan tener las piernas debajo de la mesa. Las piernas deben estar acomodadas en este espacio, así que evita almacenar enseres debajo de la mesa para favorecer el libre movimiento de las piernas.

Posición del teclado

El teclado debe ubicarse a la altura de los codos con los brazos colgando. Resulta muy interesante adquirir sillas de oficina con apoyabrazos regulables en altura e incluso 3D con regulación del ángulo y posición.

Colocación de los elementos

Ubica las herramientas que más utilices en un lugar cómodo. Por ejemplo, si la calculadora es un elemento que sueles necesitar, no lo coloque en un lugar que te haga tener que modificar la postura, ubicado en el plano frontal de trabajo.