fbpx

20.06.2018

Consejos para combatir el síndrome postvacional

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

En estas fechas, debido al calor, al buen tiempo y las vacaciones somos más propensos a sufrir un síndrome postvacacional. Es frecuente que al volver de unas largas vacaciones, el cambio de horario y la vuelta a la rutina nos lleven a esta situación.

Normalmente los síntomas del síndrome postvacional suelen ser: fatiga, apatía, cansancio, falta de energía y dificultad para concentrarse. Este síndrome es muy común en las oficinas, por eso es bueno prevenirlo realizando algunos de estos consejos.

Duerma lo suficiente

Cumplir con las horas necesarias de sueño no debería realizarse solo para evitar este caso sino como hábito saludable. Lo normal en los adultos es necesitar unas 8 horas de sueño de manera continua todas las noches, para sentirse mejor y poder llevar un vida saludable. Está comprobado por varios estudios que la falta de sueño conlleva un impacto negativo en el estado de ánimo y el rendimiento. Una pequeña cantidad de privación del sueño, con el tiempo puede afectar a nuestra salud física y mental.

Para evitarlo puede practicar técnicas de relajación, evitar comidas dulces antes de dormir, limitar el consumo de cafeína durante el día e incluso apagar los dispositivos electrónicos 2 horas antes de irse a la cama para evitar la exposición a la luz azul, son hábitos que le ayudarán a conciliar el sueño mas rápido.

Adquiera buenos hábitos alimenticios

Debe evitar alimentos que contengan exceso de grasas, azúcar y carbohidratos refinados (como el pan blanco) para tener un control del azúcar en la sangre. Esto nos ayuda a mantener unos niveles de energía regulares y así evitamos cambios bruscos de energía. Las comidas racionadas, constantes y en pequeña cantidad ayudan a mantener los niveles de energía. Sobre todo, empezar bien el día con un desayuno saludable nos mantiene enérgicos durante todo la jornada.

Manténgase activo

El ejercicio ayuda a reducir el estrés y nos ayuda con la fatiga, además nos ayuda a desconectar. Simplemente caminar, correr, hacer estiramientos o nadar crea un cambio en el cerebro y en su estado de ánimo. El ejercicio distrae al cerebro de muchos efectos negativos como la ansiedad, la depresión y el cansancio. El ejercicio que haga no es relevante, lo importante es realizar alguna actividad física y mejor si es en compañía.

Divida las vacaciones

Las personas con períodos vacacionales más largos son más propensas a sufrir síndrome postvacacional, por esto es aconsejable dividir los días a lo largo del verano para hacer la vuelta a la oficina menos brusca.

Evite el estrés

Siguiendo la línea del consejo anterior, para hacer más llevadera la vuelta al trabajo es mejor hacerlo de forma paulatina, ya que así el cambio será más suave y le dará tiempo a hacerse a la idea. Tampoco intente seguir un ritmo muy caótico nada más volver y no se exija demasiado.

Adelante el despertador

Los primeros días es muy importante salir antes de la cama, esto ayuda a tener más tiempo para prepararse e ir al trabajo, evitando así prisas y estrés. Además, si se levanta pronto días antes de reincorporarse la vuelta a la rutina le será más fácil, ya que se adapta con anterioridad a los horarios habituales.

FOTOS: unsplash.com