fbpx

31.08.2018

5 motivos para renovar su mostrador de recepción

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

La recepción es una parte fundamental en la oficina, puesto que es la primera imagen que el visitante recibe de la empresa. Es necesario aprovechar este espacio para conseguir impresionar a las personas que visitan las instalaciones y de esta forma comenzar generando una imagen positiva desde el principio.

En la recepción de nuestra oficina el mostrador debe ser el rey, con un diseño imponente y adaptado a la imagen corporativa y esencia de la empresa. Si nunca se había planteado la importancia de tener un mostrador adecuado en su oficina y piensa que posiblemente sea necesario renovarlo, a continuación le mostramos algunos motivos que le indican que su oficina necesita un nuevo mostrador de recepción.

 

 

 

Está pasado de moda

El mobiliario de oficina así como multitud de aspectos en nuestra vida cotidiana pasan de moda dando a paso a nuevas tendencias. Es probable, que su mostrador no cumpla con los actuales cánones y tendencias y se vea anticuado. Un mostrado pasado de moda, transmitirá a sus visitantes ciertos síntomas de dejadez y falta de actualización.

Ocupa demasiado espacio

Hasta ahora la tendencia había sido siempre la de incluir un mostrador de grandes dimensiones. Esto se mantiene en muchos diseños en los que resulta pertinente en función del sector, tamaño y características del espacio etc. Es importante adaptar la medida a las necesidades de utilidad y espacio, por los que si su mostrador de oficina es demasiado grande y considera que no le ofrece ninguna utilidad, conviene cambiarlo por otro de menores dimensiones y más funcional.

Cambio de imagen corporativa

Como hemos comentado con anterioridad, la recepción de debe ir en consonancia con lo que desea transmitir a sus clientes, trabajadores, proveedores etc que entren por la puesta. Si piensa que su mostrador ya no expresa lo que usted quiere o está pensando cambiar la imagen de la empresa, es un buen momento para renovarlo.

Daños o inadaptabilidad

Al igual ocurre cuando el mostrador se ha quedado obsoleto, un mostrador que sufra daños visibles ejercerá una imagen negativa de la empresa. Además, esto puede ocasionar incomodidades en los trabajadores en el caso de que sufra deficiencias severas pudiendo afectar a su trabajo y productividad.

Nuevos roles

La zona de recepción ha adquirido nuevos roles y ya no solo se dedica a recibir clientes. Las empresas cambian y los diferentes espacios de oficina se adaptan a sus necesidades. Es muy probable que cuando se instaló el mostrador se utilizase para un tipo de funciónes que hoy en día se han ampliado o ya no existen, y por tanto el mostrador no cubra las necesidades actuales y sea necesario sustituirlo por uno nuevo.

 

 

FOTOS: officesnapshots.com